martes, 24 de marzo de 2009

LA HISTORIETA CHILENA:(«Los Burros Ninjas, Tulus, Emilio, Max, Johny», cómic en colaboración con Cejas, donde los animales comen feca extraterrestre y


La historieta en Chile
8

Cristian Eric Díaz Castro
Dibujante de historietas, coleccionista, investigador de la historieta, Valparaíso, Chile

Resumen
A pesar de la censura, la nueva camada del cómic chileno fue la gente universitaria que quiso impactar a la sociedad. Sus agridulces revistas se convierten en revistas de distribución nacional y concitan verdaderas campañas de terror en contra de ellas. Este nuevo big bang del cómic nacional es corto, pero los historietistas de peso se mantienen, salen a relucir y logran espacios en programas de radio y televisión para mostrar sus trabajos. Y para creer en un futuro mejor internet llega esparciendo su red virtual.
Abstract
In despite of the censorship the new breed in Chilean comic books were the university people who wanted to shock the establishment. Their bitter sweet fanzines became mainstream comic books that gain against them terror campaigns. The new comic book big bang is short but the real significant cartoonist stand still and the television and radio programs let these artists show their work. And to believe in a better future internet spread its virtual web.

1987-1995
En estos años se vive el renacer del cómic nacional entendiéndose como la reforma de sus contenidos en una toma de conciencia por parte de los autores (quienes se esfuerzan en imponer el termino b.d. –bande dessinée– propio de los franceses) que sacan a quioscos revistas en donde veteranos y noveles comparten las ganas de recuperar el tiempo perdido, siendo el gran defecto de esta eclosión el ímpetu con que se manejó la experiencia editorial. Por la ansiedad en publicar comics, revistas con material chileno para recuperar la época de gloria de la década del sesenta, los editores cometen el error de ser poco exigentes, y los autores caen en los vicios de la repetición, de la monotonía al generar historias que toman como único tema el político y sexual marcando al cómic como algo nocivo e irresponsable.
Es cosa de repasar las revistas de la época para contrastar los trabajos de los autores, pudiéndose encontrar obras de muy buen nivel junto a otras pobrísimas. Se puede analizar el manejo del lenguaje del noveno arte y darse cuenta de que muchos de los dibujantes eran autodidactos y no meditaban al realizar su obra consumándola por inercia, pecando de impetuosos aunque algunos descollaban en comprensión del lenguaje, convirtiéndose en caudillos como sucedió con Jucca. De la gloria se pasó a una implosión y los fanzines fueron el medio permanente para meditar y tomar autoconciencia, manteniendo el interés en numerosos eventos que tratan de llamar la atención de la desconfiada sociedad. Otro hecho importante en la década del noventa es que proliferan las tiendas de comics, que remplazan a las románticas casas de cambio y comienza a popularizarse el material europeo, tanto la producción del viejo continente como las ediciones en español de material norteamericano. También desde Argentina se empiezan a editar revistas de origen norteamericano, las que hacen compañía a la producción trasandina y se hace común el pedir revistas por catálogo, logrando así conseguir las ediciones originales. A mediados de la década del noventa Editorial Vid de México, que remplaza a la mítica Editorial Novaro, inunda los quioscos con producciones recientes del mercado de habla inglesa. Esto explica el cambio del criterio editorial pasando de la revista de comics seriado o autoconclusivo de varios autores a la revista de personajes y de autores reconocibles. A esto se suma la generalización del uso de diseño asistido por pc que abre nuevas posibilidades en la expresión gráfica en un oficio que ya se ha incluido en los programas de estudios de varias instituciones de educación superior y que logra espacios en programas de radio y televisión.

1987
Durante este año se publica «Sentido del rumor», viñeta de media página con Jorge Montealegre en los guiones y Eduardo de la Barra en los dibujos que aparece en Revista Buen Domingo del diario La Tercera. Con el tiempo el título desaparecería al igual que la firma de Montealegre. En este período comienza la idolatría al cómic europeo y se trata de instaurar el término francés bande dessinée en folletos que circularon y en exposiciones realizadas en la capital. Así se gestionó la venida de autores europeos como Tardi y Moebius a mediados de la década del noventa, aunque poco a poco pasaba la moda europea y volvía la norteamericana y debutaba la oriental que vino a revolucionar la gráfica y conceptos de la historieta nacional. En este año aparece La Peste, fanzín de comics y temas afines, mientras que Matucana hace su segunda aparición a principios de año siendo la revista más consistente en cuanto a contenido y calidad y ya estaría constituido el grupo Editorial Arrebatos. Sudacas/Mastrubio es otro fanzín que sale a remover conciencias, al igual que Superducho. En este año debuta «Condorito de Oro», libro pequeño de 96 páginas con recopilaciones de chistes del emplumado, en similar edición a la revista regular del personaje que alcanza 55 números en 1998. Los Snorkels, revista con las historietas basadas en la serie animada exhibida en nuestro país por Televisión Nacional. La revista es editada por Zig-Zag e impresa en los talleres de Lord Cochrane en un formato tradicional y en colores y alcanzó como postrer número el 16 este mismo año. Jem, fue otra revista dirigida al público infantil con las historietas basadas en la serie animada del mismo nombre. En colores y de aparición quincenal llegó hasta el número 42 en el mismo año. La revista fue editada por Publigrama. Rufino (Alejandro Montenegro Gallardo) recibe el Premio SIP en mención Caricaturas. El dibujante que es publicista nació en 1949 y ha venido colaborando en las revistas de actualidad política.

Figura 1: Matucana empezó como fanzín y terminó siendo un título importante en el mercado de distribución nacional. Aunque quiso elevar el nivel de la producción nacional su sofisticación produjo posturas encontradas y la pronta desaparición de la revista.
Marzo: Primer Concurso de Dibujo Periodístico Enrique Cornejo Tapia, certamen en honor al ya desaparecido caricaturista chileno. En esta versión ganó el premio Carlos Osvaldo Raposo (Corasa) con una caricatura del Caredenal Juan Francisco Fresno. Ricardo Álvarez (Ricasso) obtuvo el segundo lugar. Otros destacados participantes fueron José Gai (Pepus, quien más tarde firmará como Malatesta), Pedro Antonio Meneses (Imax) que era director de arte de Publicaciones Manquehue, Jaime Silverio Albornoz (Grafo) y Leo Galdámez Vera, dibujante de Rancagua.
Abril: Beso Negro número 4 sale a distribución con las colaboraciones de Fanny O, Lautaro Parra (quien se encarga de la agresiva portada), Kislo y Leo Le Pluk. Según sus gestores pretendían una publicación bimensual que fuera la caja de resonancia de las artes, pues como se lee en portada la revista incluye komijs, mussix y poe-cia.
Agosto: Humor de Hoy. Revista compendio de lo mejor del humor gráfico político del momento que tuvo aparición mensual hasta febrero de 1988. La revista en formato tradicional y en colores fue editada por Araucaria e impresa por Editorial Antártica. La edición de 30 000 copias titulada «Las mil caras de Pinochet» (19/8/87) fue requisada antes de salir a quioscos. Se debió recurrir a la fotocopia par sacar la revista a circulación, convirtiéndola en objeto de culto.
Septiembre: Matucana número 3 hace su aparición mejorando notablemente su edición con una portada en colores de R. Castell, y contratapa de Macarena Infante. A través de sus 56 páginas en blanco y negro, exceptuando las centrales en mejor papel en colores, se encuentran comics de Mariel y Andrés Infante (un chiste página en el tiro), Clamton (Claudio Galleguillos), Ricardo Fuentealva («El conde de Matucana»), Daniel Turkieltaub, Lautaro Parra, Miguelanxo Prado con «Finisterre», una magnifica secuencia intimista que ocupa las páginas en colores de la revista donde envía saludos a Chile; «Radial Sexs» de Marco Esperidión y Juan Vásqu; Alfonso Godoy, Sánchez Zamorano –español–. La publicación de Editorial Arrebatos y dirigida por Alfonso Godoy y Jordi Lloret además de comics traía poesía, cuentos, literatura –poderosos ensayos de diversa índole–, fotografías, notas y datos culturales.
Noviembre: El Aguijón: publicación que revela lo poco serios que pueden ser los políticos fue una revista en colores, en formato tradicional y de aparición quincenal que alcanza a publicarse hasta el número 41 (17/1/90) Desde la primera quincena de junio de 1988 es editada por RGA.
Noviembre: Exposición de Comics en Valparaíso, hecho novedoso que se llevó a cabo en el Centro Cultural de la ciudad (lugar que fuera el Instituto Chileno Francés) ubicado en calle Esmeralda y que reunió el trabajo de dibujantes locales y de la capital, iniciando una práctica que se haría habitual conforme las revistas de comics para adultos cobraran fuerza en los años venideros. El evento no fue muy publicitado pero estuvo bien planteado, y en un reducido espacio aglutinó originales de Pato González (quien puso grandes dibujos suyos en locales cercanos al lugar publicitando el suceso), Gonzalo Martínez, Ricardo Fuentealva y Karto por citar algunos.
Diciembre: Saga, ambiciosa revista que en su primer número tuvo una portada mal impresa con colores planos siendo el motivo un collage con el contenido. La revista de 56 páginas en blanco y negro fue dirigida por Hugo Robles, siendo el editor José Miguel Olivarí. El interesante experimento fue impreso por Gráfica e Impresores Santamaría, y pretendia ser mensual y llegar a los 50 tomos, tratando la historia del cómic chileno en forma amena. En este número colaboraron Wilhem Cortés con viñetas de humor, José Nazario (Temo, en realidad) con su interesante «Andrak», cómic de ciencia ficción, Darío Cortés y Hugo Robles con «Don Juan Jardinero en el señor de los 4 dedos», Hugo Robles en solitario con «La trama», Rodrgio Lara y Yo-Yo con «Danny Saturnino», Máximo Carvajal con «Axo» en su primera aventura, reditando lo visto en el desaparecido suplemento de el diario La Tercera. Además de comics la revista incluyó interesantes notas como: «Las cavilaciones de los cincuenta años sobre Superman» extraída de una revista norteamericana, el análisis a una pintura de David Hockney por Rodrigo Vega, «Miss Saga» con las féminas del cómic chileno postulando al cetro, un homenaje a Urtiaga, el argentino avecindado en Chile, con rediciones de «Frescolín» y «Marilín Morrón, Oh, las mujeres», análisis a la presencia y protagonismo femenino en la historieta, y una nota a la película «StarTrek IV». La contratapa de Saga número 1 anunciaba con un collage el contenido de la próxima edición, pero esta nunca salió a la venta.
Diciembre: Ácido, literatura de elevación, en su número 0 debuta con 12 historias completas más artículos referentes al noveno arte. La portada estuvo a cargo de Gonzalo Martínez y reprodujo en colores una escena de un Santiago futurista. La publicación se anuncia como suplemento de la revista Ferias y Ferias y es dirigida por Hernán Jiménez Astudillo. Edita Sociedad Ácido Ltda. e imprime Carigrafiazul. La revista de 68 páginas incluyendo las portadas, contó con comics en blanco y negro como los de Gonzalo Martínez, Nena y Karto, Turkieltaub, Esperidión y Vásquez, Félix Albert (quien sin consideración alguna replantea un cómic español titulado «El rito», dibujado por Sauri pensando que nadie descubriría el plagio); Felva, Udok, Sacio, Lautaro, Máximo Carvajal con su conocido «Axo», Gustavo Bristilo, Fontanarrosa. Además de comics aparecen interesantes artículos como «Cuadro a cuadro» firmado por Jacoby (Udo) y «De tinta y hueso», sobre Coré, de Jorge Montealegre estando estos ensayos impresos a dos tintas. Comienza oficialmente la revolución del cómic para adulto en nuestro país.
Durante estos años se publican en Las Últimas Noticias las tiras diarias de «Perico Poncho» de Luís Cerna (hasta 1991), así como «Cándido» de Mena, y otro cómic de Sendra. Más tarde se sumaría «Condorito». Los días sábado aparecían las medias planchas dominicales norteamericanas en colores de «Calvin y Hobbes» y «Sherman en la montaña», siendo esta última publicada hasta mediados de 1988 por ser cancelada en Estados Unidos.

1988

Figura 2: Ácido. Con tímida distribución a kioscos esta revista marca el renacer de la historieta nacional. Enfocada a un público adulto fue soporte para algunos de los nombres señeros en el devenir de este lenguaje en Chile. Aunque no tuvo el éxito esperado pavimentó el camino de muchos de los más destacados historietistas de fin de siglo y para las futuras publicaciones.
En este año aparece Daga, fanzín de comics que alcanza al parecer su único número. Aparece Juegos Condorito, una revista trimestral. El Oso Polar, revista erótica editada por Graphos Comunicaciones y que tuvo corta vida al editarse sólo hasta 1989. Alf fue otra revista de este año con las historietas del popular personaje televisivo editada por Zig-Zag y Morgan, pero que sólo alcanza tres números durante este mismo año. La revista en colores y en formato tradicional fue impresa en los talleres de Editorial Antártica. En este tiempo sale la tira diaria de «Garfield» en el diario La Época. Guillo Bastías gana el Salón Internacional de la Caricatura de Montreal, Canadá.
Enero: Thrash Comics número 1 comienza la saga del fanzín que revolucionó Valparaíso y el medio underground con la genial creación de Jucca (Juan Carlos Cabezas), donde critica a todo y a todos haciendo su debut el personaje «Anarko», un ex poser que tras una golpiza cambia de actitud y con el tiempo adquirirá un carácter más definido que lo convertirá en un personaje de culto. En este primer número el autor muestra el enfrentamiento entre punks, thrashers y pungas, y la represión de la ley y aparecen personajes de la cultura de masas como «Rambo», «El Chapulín Colorado», «Topo Gigio», costumbre que se mantiene en las creaciones del genial porteño. La edición fue de 20 páginas en blanco y negro en tamaño oficio en un tiraje limitado.
7 de febrero: Lukas fallece tras una larga y penosa enfermedad que le mantuvo alejado de los dibujos en su casa ubicada en Chorrillos, Viña del Mar. En su vida logró los premios de la Sociedad Interamericana de Prensa, el del Círculo de Periodistas de Valparaíso, y se le concedió la nacionalidad chilena por mandato del presidente Augusto Pinochet en 1987. Así Jimmy Scott remplaza a Lukas en el diario El Mercurio. El nombre verdadero del dibujante es Santiago Arturo Scott Rojas, quien nació en Valparaíso en 1936. Estudió en la Escuela de Artes Aplicadas y Decoración de Interiores pero el bichito de la historieta y la caricatura pudieron más debutando a temprana edad. Tras el golpe de estado emigra a Brasil donde tuvo una exitosa carrera de caricaturista para ganar el Premio del Salón Internacional de Piracaiba en 1977.
Marzo: Ácido número 1 con portada de Juan Vásquez, es una edición que mantiene el formato de la edición anterior. Colaboraron Pedro Meneses y Martín Cáceres, Arturo y Felva, Gustavo Bristilo, Gonzalo Martínez, Udok, Ricardo Fuentealva, Fontanarrosa, Lautaro, Ricasso, Marco Esperidión y Juan Vasquez, Daniel Twisterblum. En las notas están «Cuadro a cuadro» de Jacoby, «Dossier a Julio Cortázar» de Ricardo Wilson, y dos a cargo de Jorge Montealegre: «Henfil (Enrique de Souza)» y «De tinta y hueso» sobre el gato Félix. Ácido número 2 aparece durante el mismo año y mantiene el formato de las ediciones previas con una portada de Martín Cáceres y Meneses. Director y representante legal de esta tercera incursión fue Pablo Alibaud H., hoy destacado director de Chileanimación de Valparaíso, y colaboraron Fontanarrosa, Mauricio Salfate (Yo-Yo), Gonzalo Martínez, Udok, César y Lautaro Parra, Arturo y Felva, Marabolí y Steel, Hugo y Francisco Correa ilustrando su cuento «Meccano», Turkieltaub, Gustavo Bristilo, Varlotta y Lizán con una página de «Los profesionales». El número 3, el cuarto en realidad, nunca vio la luz, aunque estaba proyectado. Todos colaboraron gratuitamente en la señera revista.
Abril: Matucana número 4 hace su aparición aumentando su formato y manteniendo su calidad de edición y contenido. Siempre de Editorial Arrebatos en sus 52 páginas, incluyendo las tapas y siempre dejando el color para las páginas centrales, se encuentran las colaboraciones de José María Bea en el tiro que siempre lleva el título de «Reservado el derecho de admisión» para incluir arte importado, Clamton (Claudio Galleguillos) Ricardo Fuentealva con su «Conde de Matucana», Udok, Lautaro Parra, Ricasso, Marco Esperidión y Juan Vásquez en colores en las páginas centrales; Felva, Saavedra, Karto con su «Alter», Sandoval y Pinedo y Alfonso Godoy con su «Erika Doll», quien además se encargó de la portada. Como material complementario están la fotografía, la poesía y cuentos además de la honesta «Literadura».

Figura 3: Bandido. Jugándosela un joven dibujante plantea una revista dedicada al cómic seriado o autoconclusivo ya de autores nacionales o extranjeros. Con relativo éxito logra sobrevivir hasta mediados de la década del noventa y se ganaría un lugar en la memoria colectiva de los aficionados al noveno arte.
Abril: Bandido, el cómic de humor y aventuras, revista de Editorial Corvo y dirigida por Javier Ferreras Licci (Ferre) quien se encarga de la portada del primer número, coloreada por Luis Osses, además de colaborar con la tira humorística «Filete» y algunas simpáticas parodias al cine, comienza una gloriosa etapa de resurrección del cómic chileno, circulando como suplemento de la revista Orientación para agilizar la salida a quioscos. Bandido logra afiatarse en un incierto mercado rescatando a los viejos valores de la historieta nacional así como a las nuevas promesas con mayor o menor acierto. Ferre se contactó mediante Nelson Soto con algunos dibujantes y puso un aviso en El Mercurio y junto a Alejandro Nabzo se inicia en esta empresa. Los antecedentes de Ferre muestran que en el colegio copiaba a los personajes de Barrabases y sacaba sus propias aventuras. En 1986 se va a España e ingresa en la Escuela de Comics de Barcelona. Pronto vuelve a Chile a ver qué pasa. Así surge la famosa revista. En 40 páginas en blanco y negro en un principio para pasar a las 52 desde el número 2 (5/88) alternó material nacional e importado además de incluir noticias del ambiente comiquero y notas a la producción del séptimo y noveno arte. De aparición bimensual pero casi siempre irregular por sus páginas, desfilaron Xavi (otro seudónimo de Javier Ferreras), Tomás con su familia Cortínez, Bernardo Pérez, Callo (Avelino García) con su «Coffey Bill», Máximo Carvajal con las aventuras de «Black Sloane» y su ayudante Stot y otras series de ciencia ficción que le han dado tanto prestigio, Marabolí y Steel con «Decker», «Vincent» y «Thrio» (que fue un cómic en grafito que presentó como examen de grado en la carrera de diseño del Inacap de Santiago), Joel Espinoza, Yo-Yo con su «Blacky Congo», Roberto Alfaro, Fyto, Mario Igor con su «Cartoriz» y «Sigfrido», Juan Vásquez, Pato González con su «1/4 ambiente» en Bandido número 6 (2/89), «L’or de Viee» en el número 7 (3/89) y «Gaia» en el número 16 (5/90), Jucca con «Anarko» en el número 7 (3/89), debutando su glorioso paso por la revista, Darko, Karto, Edgardo Falcón Bañados, quien colaboró en Mawa según se indica, Christian Pérez, Roback –Rodrigo Barraza– (quien no oculta su admiración e inspiración en Juan Giménez como se ve en múltiples viñetas y diseños de naves), Stuka (en su única colaboración tomando prestado dibujos de varios comics extranjeros para hacer el suyo), Udok, Martín Caceres, Gonzalo Martínez con su «Flor de Calidón», cómic dedicado al ilustre Máximo Carvajal en el número 11 (11/89), Luis Castillo , Vicho (Vicente Plaza), Álvaro Cipagauta con su «Tomaz», el pingüino que lucha por la ecología, Jorge Aguilera, Muppet, Nelson Soto, Vanard, RTP, Ferocius con sus adolescentes cachondas, dibujante llegado desde México, Joaquín Tagle, Ricasso, Kristo, Richie, Marco Ayala, Jaime González colaborando con Felix Vega, Félix Albert, Juan Faúndez, Asterisco, Pato Villegas, Jota+Ce, Duran y M. Fernández, quien se dastacaría con su «Burbunauta y el himno amoriano», trabajos iniciáticos muy bien ilustrados, Luis Zúñiga, Claudio Cortés, Mauricio Herrera y Seba. También se publicó material extranjero como el de Bilal, Le Clerc, Manara y Moebius por citar algunos. La revista dio preferencia a los dibujantes nacionales quienes se encargaron de la mayoría de las portadas. La última fue dibujada por Mauricio Herrera con su personaje Skull de su saga «Agnus Mancer». La revista mantuvo la calidad de impresión a lo largo de su vida editorial, incluyendo en algunos números páginas en colores además de sacar un especial póster en diciembre de 1988 y tarjetas en diciembre de 1990. Un hecho curioso resulta la colaboración de Rojas quien plagia un antiguo chiste mudo de Aragonés aparecido en revista Mad a comienzos de la década del setenta, donde Batman raya una pared indicando que Clark Kent es Superman como se ve en el número 9 (8/89). Con algunos problemas la revista pudo aumentar su tamaño en el número 17 (7/9/90) y rediseña su logo. Con esa apariencia llegaría hasta el número 34 (10/94) su última edición. La revista organizó eventos, concurso de comics en 1992 el cual ganó el hoy destacado dibujante porteño Miguel Sánchez Arenaldi (Abbay), quien ha cimentado su carrera como caricaturista en el diario El Mercurio de Valparaíso. Revista Bandido publicó álbumes especiales con la obra de dibujantes nacionales como Juan Faúndez («Vampira») Martín Cáceres («Lebbeus ARN») y Jucca («Anarko»), y mantuvo bien informados a sus lectores (pues su propuesta era más tradicional que la de su compañera Trauko con las noticias del medio y reportajes amenos, y entrevistas muy interesantes como la única que se le había hecho a Máximo Carvajal a la fecha, la que se puede leer en Bandido número 3 (9/88). Gracias al mediano éxito de la revista Javier Ferreras Licci dio vida a su Visual Ediciones, donde pudo aplicar hacia el final de la revista la tecnología digital para diseño e impresión, editorial que ayudaría a lanzar la obra de nuevos valores de la historieta nacional. Sin embargo uno de los grandes problemas de la revista fue la selección de sus portadas, que no siempre eran las de mayor calidad gráfica lo que la competencia siempre le recriminó. Bandido instituyó el reinado de las revistas de comics estilo europeo, pero luego decayó este modelo y vendría el tiempo nuevamente de las revistas de personajes como en el mercado norteamericano.

Figura 4: Trauko. La más emblemática de las revistas del período de gloria del cómic nacional de fin de siglo. Queriendo imitar la estética y postura española su editor logra tanto el rechazo de la pacata sociedad chilena como el respeto de los comiqueros, aunque no se libró de cometer algunos errores que le costaron la continuidad en el mercado.
Abril: Trauko, revista de aparición mensual, editada por Trauko Fantasía, comienza su polémica vida editorial ya que pretendía, en sus propias palabras, descartuchar el medio historietístico en Chile además de revitalizarlo. Pedro Bueno y Antonio Arroyo fueron los dos iberos tratando de traer la movida española a Chile mediante una revista de comics de calidad la cual se lanzó en El Café del Cerro desde donde se envió al cielo un globo gigante con el nombre de la revista, hecho que se haría tradición en los aniversarios de la revista. En formato magazín con portadas en colores y material en blanco y negro, incluyendo páginas centrales en colores en un comienzo, cobijó los comics de autores extranjeros como Moebius, Margerin, José Muñoz y Carlos Sampayo, Daniel Torres, Corben, Jorh, Shelton, Wally Wood, Bernet, Juan Jiménez, Bilal, Magnus, Tomi, Kimura, Rand, Pratt, Carlos Trillo y Enrique Breccia, Will Eisner y Manara. El número uno contó con la expresiva portada de Hiza (vocalista del grupo musical Parkinson) y Macek y siempre en 60 páginas se contó con destacados dibujantes nacionales para los comics y las portadas. Ellos fueron Martín Ramírez con su emblemático «Checho López», un chileno que reflejaba los dramas de la clase media baja, Marcek, Hiza con su «Meltor y Vando», Kunely, Peñaloza, Vicho, Karto y Bennet con su «Amarillo Flipper», Leo Vidal, Bennet y Nena junto a Karto para dar vida la popular «Kiki Bananas», o Karto en solitario con sus «Mokos lokos», dos skinheads, «Plaga y Kaka», castigados por Dios al ser transformados en mucosa, Clamton con su singular «Qumz», Patricio de La Cruz, Horacio Estay, Edgardo Contreras, Huevo Díaz y Yo-yo con su «Canuto Bombero», «Bogy Servicio Espacial», Trauko –Carlos Calavera– junto a Leo Prieto en el guión o «Tíos de acero», Paty que junto a Vicho recrean a «Little Nemo», Andrés Leal, Marcela Trujillo, Sergio Contreras, Felva, Lautaro Parra con su popular «Blondi», Naino, Pato Gozález, René Poblete, Pedro Álvarez, Mario Rojas, Toño, Cárdenas, Fernando Allende, Divo, Germán Gabler, Juan Faúndez y Fuentealva. La revista contó desde el primer número con notas, informaciones del ámbito y la sección sobre la historia del cómic que duró algunos números, «Criticón» donde Jorge Cavada analiza los comics y otra llamada «Naftalina» en la cual se recordaban autores y sus creaciones o bien revistas chilenas. El primer evocado fue el argentino Mazzone con el «Señor Gerente y Pilucho» de Alhué. Le siguieron «Manilong» de Percy y la revista Pobre Diablo, La Revista Cómica, El Peneca, Topaze, Okey, La Chiva, La Firme, la mismísma Trauko al cumplirse un año de vida, celebrando el hecho en la salsería Maestra Vida, como se reportea en el número 14, en que aumenta a 64 las páginas de la revista y se da el resultado del concurso de fanzines y presenta la última sección de «Naftalina». También en algunas ediciones se regalaron calendarios, tarjetas y pósteres. Como medio de difusión y de espacio para los dibujantes jóvenes se organizó en el primer número el concurso de guiones, cuyo ganadora no contó con el apoyo de los lectores. A esta iniciativa le seguiría el concurso de fanzines a comienzos de 1989, evento responsable de generar colectivos que serían semilleros de futuros talentos, y luego vendría un concurso de comics anunciado en el número 16 que sería ganado por el viñamarino Víctor Jara con su historia «Sprait», resultado dado en mayo de 1990. La revista también apoyó encuentros de comics que se popularizaron desde finales de 1987. Bajo el alero de Trauko se publicaron álbumes monográficos, siendo el primero el dedicado a «Checho López», al que seguirían el de «Clamton» y el de «Blondi». La postura rupturista de la revista con sus comics agresivos y altamente eróticos y explícitos le trajo el repudio de ciertos sectores conservadores. Hechos puntuales fueron el atentado incendiario a la imprenta Tamarcos, que sólo actuaba como impresor, al salir el número 16 a la venta lo que trajo el retraso de esa edición según se informó en el número 17. El caso más sonado fue el grito en el cielo que puso la iglesia al ver la luz en el número 19 el cómic de los gatos Afrod y Ziaco, quienes presenciaban el nacimiento de Jesús, situación descrita crudamente en una historia titulada «Noche Güena» guionizada por Huevo Díaz y dibujada por Marcela Trujillo, trabajo que generó una polémica abierta y la estigmatización de las revistas en general. Se cuestionó la necesidad del cómic y de las revistas que se estaban editando en ese momento. La siguiente edición sería requisada y los editores de la revista fueron declarados reos, se dictaron 41 días de prisión conmutables por firmar el libro en el Patronato de Reos de Santiago por un año, además de multas pecuniarias. El clima inquisidor no mermó las ganas de seguir publicando y la revista recibió el apoyo de sus lectores y varios grupos rupturistas, pero el daño ya estaba hecho y la historieta se asoció a sexo y violencia. Pero en vez de mejorar la revista comenzó a publicar comics de dudosa calidad por lo que los lectores reclamaron. La revista anuncia en el número 36 que se tomaría un receso para volver mejorada. Sólo llegó hasta el número 38 en julio de 1991, terminando una etapa memorable en la historia del cómic nacional.
Primera quincena de junio: El Bisturí de Papel fue una revista quincenal que varió su formato y cobijó humor y periodismo político, y que sólo llegó al número dos.
Segunda quincena de julio: El Estilete de Papel fue la continuación de El Bisturí de Papel. Comenzó con el número 3 y alcanzó el número 30 el 17 de enero de 1990 siendo editada por RGA.
Agosto: «Atención Chile» fue un recopilatorio de la obra del dibujante el Gato, que publicaba en la revista Cauce.
Agosto: «Nones» fue un recopilatorio del humor de Hervi, que en nueve capítulos reúne chistes políticos por temas. El libro fue una publicación de Ediciones Hoy y Atena.
17 de agosto: «La Bande Desinée», muestra de comics que se realizó en El Centro Cultural Mapocho ubicado a los pies del Cerro Santa Lucía. La exhibición que se prolongó hasta el 3 de septiembre, contó con la presencia de los destacados historietistas de la época como Karto, Máximo Carvajal, Vicho, Leal, Yo-Yo, Juan Vásquez y otros. También se pasaron películas afines como «El Gato Fritz» y se presentaron grupos musicales. Para la clausura se realizó una gran fiesta. Apoyaron la iniciativa el diario La Época, revista Apsi, Grupo Proceso y Cecinas Winter.
Septiembre: Thrash Comics número 2 de Jucca ve la luz. En 26 páginas con impresión en blanco y negro en edición limitada se muestra un nuevo enfrentamiento entre punks y thrashers con la aparición de personajes de la mitología y cultura popular como Yoda, Robocop, Cilones, Rambo, Ozzy Osbourne. La historia fue una metáfora, una alegoría de lo que sucedía en Santiago centro cuando los metaleros se reunían y la policía actuaba.
Octubre: Demcrom Metal, fanzín con comics metafísicos de Juan Bruce y Adam editado en Antofagasta.
Noviembre: El Huaso Ramón, revista magazine con el personaje de «Vicar» en colores en una edición con tapas de cartulina de 44 páginas reproduciendo trabajos en colores editada por E.M.E. S.A., bajo la dirección de Germán Eckholt. En la portada reza «En este país quién más, quién menos, todos algo de huaso tenemos, señores» y además de comics presenta textos sobre el folclor siempre en tono humorístico.
Noviembre: Don Pato: Humor pa’to da la Gente, revista de Ediciones La Gente y que imprime Alborada. Se lanza en la Taberna Capri. Colaboran escribiendo Alejandro Hales, José Aldunate, Gregory Cohen y Poli Délano, entre otros. De aparición mensual la revista de tamaño tabloide llega sólo hasta el número 9 (12/89), dirigida por Freddy Durán junto a Patricio Palomo como subdirector. Entre los dibujantes que participaron en la revista estuvo Nakor (Mario Navarro Cartes).
Noviembre: Alacrán, Historietas de la Gran Aventura, publicación bimensual de Editora Condell S.A. idea de Patricio Girón, quien fallecería en diciembre de 1990. Las revistas de 64 páginas en blanco y negro, portadas en cartoné en colores eran ilustradas a veces por chilenos como en los números 1 y 6 de Rodolfo Paulus y la 9 de Roback (Rodrigo Barraza). La revista incluía comics nacionales y extranjeros. En lo nacional destacan «La gruta del tesoro» (Juber), «Día de águilas» (Roback), «Historia de la aviación» (Máximo Carvajal). En el material extranjero cabe destacar la aparición del cómic «El rito» de Sauri el cual había sido plagiado por Félix Albert y publicado en la revista Ácido número 0. Otros autores de renombre que engalanaron las páginas de Alacrán fueron Alberto Breccia, Hugo Pratt, Alfonso Font, como los de mayor renombre. El último número en aparecer fue el 11.

Figura 5: Asteroide. Aprovechando el éxito de las publicaciones de historietas a finales de la década del ochenta, un editor apuesta a publicar material extranjero de gran calidad dando a veces cabida a los autores nacionales. Asteroide estaba dedicado a la ciencia ficción, mientras que su compañera Alacrán al género de aventura.
Diciembre: Asteroide, Historietas de Fantasía y Ciencia Ficción fue otra publicación de Editora Condell bajo la dirección de Carlos Eckholt en el mismo formato de Alacrán, con 64 páginas en blanco y negro y tapas de cartoné y de aparición bimensual. Las portadas también cobijaron arte nacional como la primera en que ilustra Félix Vega, Guillermo Varas –Guivar– en la 2, la 4, 5 y 6 por Rodolfo Paulus, Roback en la 7 y 9. Dibujantes nacionales que colaboraron con comics en la revista fueron Máximo Carvajal con su excelente «Fuga hacia el comienzo» (no. 1), planteando una paradoja temporal en el origen del hombre, «Aquella muralla a lo lejos de la serie onirismo ciclópeo» (no. 2) donde también está presente el ciclo infinito; Rodolfo Paulus, Gonzalo Martínez con su fantástica historia «No te verán ni la sombra» (no. 1) y «Esos peligrosos 300 metros» (no. 2), Sergio San Juan, Félix Vega y Marco Ayala, Peñaloza, Joel y Lautaro Parra. Desde el número 6 la revista sólo publicaría comics extranjeros como la genial saga «Jeff Hawke» de Sydney Jordan, «Garth» de Frank Bellamy y los trabajos de Fernando Fernández y Solano López entre otros insignes dibujantes foráneos. El último número en aparecer fue el 11.

1989
En este período en el sur de Chile se gestaban los fanzines El Argonauta de Valdivia y Mefistus el Héroe de Nuestra Época de Eduardo Elorza y Walter Velásquez distribuido en la Universidad Austral y que alcanzó siete números. La revista para adultos Tiburón, dirigida por Joel Espinoza o bien Jaqueline Hijazin Rabi, editada por Soledad Bustos Ibarra Ltda. y más tarde Apronta Ediciones e impresa por Mantor, cobijó los dibujos de Panqueque el Mago, Guidú, Loren, Eduardo de La Cruz, Joel con su «Barrio La Vega» con los personajes Don Rolo, Panchito y Pérez el curahuilla, o el «Abuelo Vitaminas y su nieto Willy»; y a Peñaloza con «Latita de amor», una robot muy cariñosa. La revista de 32 páginas y a dos tintas, dejando el color para portadas y pósteres deja de editarse en 1991. El Huaso Ramón número 2 ve la luz a comienzos de año editada aún por E.M.E. S.A. en el mismo formato del primer número con 40 páginas, reproduciendo chistes y textos del genial Vicar. Barrio Sur, fanzine de Christian Gutiérrez (Christiano) junto a Miguel y Rodrigo Higueras significa el debut del personaje que más tarde se haría popular: Pato Lliro. Malatesta firmando como Bwana comienza en la revista Triunfo sus viñetas de humor futbolístico. Quirquincho, revista para adultos es otra publicación que aprovecha el tiempo de bonanza para las publicaciones nacionales. Roboteka, el Robot Karateka es una revista que alcanza tres números y presenta las aventuras de un androide que se enfrenta a los más destacados exponentes de las artes marciales, pero en versión parodia: Charquie Chan, Kuan Charcha Cain y Brut Lee. De complemento vienen las andanzas de Pinganinya el Ninja y una serie sobre la presencia extraterrestre en la historia humana. La revista donde dibuja Covich, de 32 páginas en blanco y negro con portada en colores es editada por Impresos Nova. Barbie, tu Revista, fue una publicación que usó fotonovelas copn participación de los modelos de la popular muñeca de Mattel como actrices de las historias. De aparición mensual dura hasta marzo de 1995. Publicó la singular revista Editorial Andina e imprimió Editorial Antártica. La Chuchoca fue una revista para adultos dirigida por Joel Espinoza y de Ediciones Molino y Dipunor. La revista de 32 páginas a dos tintas traía fotos eróticas pirateadas de revistas importadas, notas sobre el sexo y otras de humor pícaro, además de los comics de esta temática. Dibujantes que colaboraron en la revista fueron Mario Igor, Falopio, Joel («Los Burros Ninjas, Tulus, Emilio, Max, Johny», cómic en colaboración con Cejas, donde los animales comen feca extraterrestre y se transforman en unos libidonosos defensores del orden. Otro trabajo del dibujante fue el «Abuelo Vitamina», quien siempre levanta a las conquistas de su sobrino haciendo gala de su capacidad sexual y declarando su eterna devoción a Deportes Iberia. «Don Rolo», líder de un grupo de patanes como el grandote y torpe Panchito es otro de sus trabajos, Dan (Lo Chanchullo, un pueblito como el suyo), Kristo, Máximo Carvajal («El señor Cabeza de Water» donde firma como El Mesmo las aventuras de un despreocupado señor que tras quedar con una taza de baño en su cabeza se hace pasar por un tranquilo pensionista con la cabeza vendada que lucha contra el mal en su personalidad secreta), Karnal, Loren, Frank, Nano, Moro, Panqueque el Mago. La revista tuvo ediciones especiales dedicadas al «Abuelo Vitamina». Se publicaría en forma irregular hasta 1996. Lugoze comienza a trabajar en el programa político de Televisión Nacional «La hora de», con la conducción de Igor Entrala, donde se entregan dos caricaturas a los invitados, una de ellas realizada en el transcurso del programa. Lugoze renuncia el 3 de marzo de 1990 cuando sale el director de TVN, ya que el dibujante es militante de derecha. La Salsa fue una revista erótica de humor del dibujante Tom, al igual que Picardía, del mismo dibujante. María Inés Aguirre cumple diez años como directora de la revista Condorito. La Escalera suplemento del diario La Tercera, publica la página de «Toño Clicker», un fotógrafo que recorre el mundo, cómic dibujado y acuarelado por de La Cruz. La página aún se publica en julio de 1993.
Enero: «Muestra de comics» se realiza en el Centro Cultural de Valparaíso con la participación de dibujantes chilenos. Además de exhibir originales se vendieron revistas y se dieron charlas. Las revistas Trauko, Bandido y Matucana apoyaron el encuentro en esta heroica época.
Enero: Cloaca, fanzín inspirado para el concurso de la revista Trauko, alcanza 15 ediciones hasta 1990, publicación en la que destacan el trabajo de los hermanos Peña, Kobal y Kampf. La marginal revista fue uno de los tantos semilleros de importantes historietistas nacionales.
Febrero: El Cuete, lo Peor del Chilean Cómic fue una irreverente revista dirigida por Patricio Zamora. La genial portada de este número estuvo a cargo Marcelo Poo y la contratapa a cargo de Zeta. Dibujaron en la revista El Anónimo, Zamurai y Señora, Máximus y Siso, Nikomicin, P. Gris y Zeudónimo, Anafe, Emepoo (Marcelo Poo) Zarza, Pezeta, Don Nadie, Enene, Juan Zutano y Santo Zatán. Destacable es la presentación de la revista en 60 páginas de lujo y formato magazine con material en blanco y negro donde se plasma la rabia contra el sistema en expresivos dibujos donde sobresale Poo y se presenta un extraño personaje, el Bolsa, agente encubierto muy sui generis dibujado por Pezeta y Don Nadie.
Marzo: Kagaziki número 1 aparece, siendo realizada para el concurso de fanzines organizado por revista Trauko. La revista de 24 páginas en blanco y negro en formato carta creada por Cristian Díaz y Mauricio Cifuentes tuvo distribución en las universidades de Valparaíso. Se enviaron algunos ejemplares a Santiago vía intercambio con los dibujantes capitalinos. Además de crípticos comics se incluyó una extensa nota al origen del cómic underground en Estados Unidos y datos históricos del cómic mundial.
12 de abril: Barrabases vuelve a quioscos en su cuarta época con aparición quincenal. La actual edición incluye biografías de famosos futbolistas, además de las divertidas historias del equipo de fútbol. La revista fue iniciativa de Publicaciones GyG Ltda. y se editó en el formato tradicional de 32 páginas en colores. Fue impresa en Editorial Barcelona y luego en Alborada. En este período el dibujo es más estilizado y la mayoría de los personajes se mantienen recreándose antiguas tramas con ya vistos personajes secundarios. La periodicidad de la revista se irregularizaría hacia 1998, teniendo como referencia el número 175 (9/10/97) y el 183 (7/7/98), con algunos lapsus a finales de la década por encontrarse enfermo el autor. En los números aniversarios se obsequiaría como suplemento las rediciones de los números 1 y 2 de la primera época de la revista.
18 de abril: Duck Tales: Pato Aventuras fue una revista con material Disney en una edición conjunta de Editorial Tucumán y Editorial Pincel. La revista fue impresa en los talleres de Lord Cochrane.
Mayo: Fundación Lukas toma vida gracias a particulares como Beltrán Urenda y Eugenia Garrido teniendo sede en Cerro Alegre, donde se preserva la obra y pensamiento del recién fallecido Lukas.

Figura 6: No solo en la capital de Chile se daban instancias editoriales. En las regiones, en este caso al quinta región y más específicamente la ciudad de Valparaíso, los dibujantes hacen enormes esfuerzos por autoeditarse y logran material de calidad que hoy es ya legendario y muy escaso.
Mayo: Catalejo, Cómic Made in Valparaíso revista que tuvo como editores a Ariel Pereira, Bonaparte (Radié Silva) Jucca y Marcelo Novoa, identificándose como Centro de Investigación y Artes Visuales. La iniciativa porteña publicó los comics «Retroexcavación» de Pereira, «Berlín 77» de Sorfa, «El visitante», «El vivir para matar» y «Última misión» todos de Jucca, «255638», «Esquizo», «El bar de Einstein» y «11 p.m.» todos de Bonaparte, un cómic pirateado de Jesús, un trabajo gráfico de Freddy Zeballos en las páginas centrales, «Oscuridad» de Ve Jota. En lo técnico la revista tuvo una portada a dos tintas con ilustración de Ariel Pereira (profesor en la Facultad de Arte de la Universidad de Playa Ancha que había estado viviendo en Alemania), 48 páginas en blanco y negro y un tiraje de 500 ejemplares. Además de las historietas la revista contó con ensayos como los de Víctor Rojas sobre la «Cueva del chivato», un extracto de un libro de Javier Coma y una entrevista a Jucca.
Junio: «Cartas al azar» fue una antología de la nueva poética editada como mazo de naipes con ilustraciones, proyecto producido por Verónica Sondas y María Teresa Adriazola con dibujos de Gonzalo Martínez, Udok y Martín Cáceres.
6 de julio: El Carrete: un semanario el descueve que sale los jueves fue una revista en formato grande con aspecto de diario para luego tener portadas en colores e interior a dos tintas en donde se dio énfasis al mundo musical y los intereses juveniles. Director de esta revista fue Francisco Conejera. Se lanzó oficialmente el sábado 8 en el gimnasio techado de San Miguel con las bandas Tumulto, Massacre, Warpath y Fulano. La revista comienza a publicar comics y luego tendría un suplemento llamado La Mancha, que reúne los comics con las temáticas juveniles, publicación que se independiza pronto. Karto y Francisco Mendoza son algunos de los colaboradores. Editó la representativa revista Carrete Producciones, y alcanzó el semanario 50 números en agosto de 1994 y organizó eventos para los jóvenes capitalinos y de regiones.
26 de julio: Apsi Humor, suplemento de la revista de oposición Apsi que reúne humor político y llega a publicarse hasta el 16 de noviembre de 1989, justo para el tiempo de las elecciones. Entre sus dibujantes estaban Guillo, Rufino (Alejandro Montenegro Gallardo) y Hervi.
13 de agosto: Topaze, el Barómetro de la Política Chilena vuelve en su segunda época dirigida por Jorge Montealegre amparado por el diario La Tercera cuando lo presidía Arturo Román Herrera. Respetando el aspecto de la mítica revista y nutriéndose del clima político de la época, las portadas contaron con los dibujos de Eduardo de La Barra, obras enmarcadas en borde rojo para ya hacia el número 200 estar a margen reventado y aparece un cartucho indicando la autoría de Coke. Dibujaron en sus páginas Goy (Luis Goyenechea Saavedra, hijo de Lugoze, con su personaje «El caballero» –Pinochet–, las contratapas, Don Pato-Patricio Aylwin), De La Barra (Moya, los chistes de las páginas centrales) Carso (El Conde-Gabriel Valdez-, Verdejo y Machuca) Jorcar (el otro yo..., don Lalo y su Bandita) y Nakor, además de chistes varios de los autores sin presencia regular y las consabidas parodias a la cartelera de cine con los políticos como protagonistas. Escribieron Jorge Montealegre y Raúl Rojas, y en Topaze se mantuvo la sección clásica «Los chismes de Peggy». La revista deja de editarse en el número 364 (15/09/96).
22 de agosto: El Loro, La Política a Todo Humor, revista semanal de humor político, una de tantas, surgida a raíz del momento en que el país vivía próximo a las elecciones presidenciales luego de 18 años de gobierno militar. El semanario de 32 páginas y a dos tintas fue dirigido por Guido Vallejos con Producciones G. y G. Limitada, y contó entre sus colaboradores a Carlos Cárcamo («Mi general» y «Lorenzo el loro»), De La Cruz, Carlos Miranda, Guivar, Basurto, Devilat (Helmut), Guidú, Carso («Raquelita», «El Chasquilla» y «Don Pato»), Fontanarrosa (argentino) García, Nilson y Landrú (argentino) en los dibujos. Escribieron en sus páginas Galo, Ernesto González, Alex Estay, Donald Bello, Juan Bley, Carmen Imperatore, Keko, Roberto Gómez, S. Rabanal, Colombatti y Cata. La publicación que tuvo como mascota a un loro fue su último número el 26(20/2/90).
Septiembre: Thrash Comics número 3, fanzín del genial Jucca hace su aparicón en una edición mejorada. En esta oportunidad los duros van a Sábados Gigantes y dejan la grande en su descontento con el sistema y los truchers (los falsos thrashers que desvirtúan el movimiento) y por sobre todo tratan de vengar a los insultados Necrosis que tocaron o casi lo hicieron en el programa real donde el famoso animador no les dejó tocar como correspondía burlándose de ellos. La edición de 26 páginas en blanco y negro regalaba un sticker o autoadhesivo del grupo metalero Exploited.
Octubre: Catalejo número 2, de 72 páginas incluyendo tapas, hace su aparición ilustrando la portada en blanco y negro «Pato González» con su más conocida ilustración: «Barparaíso». Comics de este número fueron «Pioneer» y «Esquizo» de Bonaparte, «Berlín 77» de Sorfa, «El Trole» de Nelson Díaz, «La zona» y «Otra visión» de Ariel Pereira, un pirateo a Richard Corben, «Anarko IV» y «Anarko IV 1/2» de Jucca, «La selva» por Hugo Robles (hoy dedicado al cine), «La rutina» y «Extra» de Ve Jota, «El perro» y «El otro Valparaíso» de Vitró, «Está Tánax» de Richie, tiro y retiro de Ariel Pereira con ilustraciones de un corto animado. Además de las historietas viene un reportaje al «Centro de investigación» y «Artes visuales», fotografías de Suecia de Marcos Pereira y Cristian Ortiz con el título de «Alquimia gráfica», poesía de Moro, estampillas de regalo además de la reproducción de las portadas en papel amarillo, el mismo que reúne información de las publicaciones de la zona en un anexo.
Octubre: Papaya, revista para adultos cuyo director es Rómulo Fuentes y es editada por Sociedad Ediciones Molino Ltda. La revista traía fotos de mujeres desnudas en sugerentes poses además de notas sobre el erotismo y el sexo en general, así como notas de humor pícaro y los comics como: «Druk el mercenario» (guión de Adrián Roca y dibujos de Luis Sepúlveda sobre extraños seres libidinosos), «Papayita» de Guivar sobre la vida en la oficina, «Quilico» por Pepe Atenas sobre las costumbres mapuches, «Bolaf el vikingo» y «Thulagar Ray», un gladiador galáctico, ambas de Adrián Roca y Mario Igor, «Latita de amor» de Luis Peñaloza. Otros dibujantes que participaron en esta revista fueron Gabriel Espinoza, Hildegardo Igor, Cornejo, Manuel Cárdenas, Cristian Muñoz, Desiderio Arenas, Cheche, Lojoneco, Mc Laud, Joel Espinoza, Máximo Carvajal, Antón y Nacho. En las 40 páginas a dos tintas dejando el color para el póster central con fotos sacadas de revistas eróticas norteamericanas las que también ocupaban las portadas la revista se edita hasta mediados de la década del noventa.
Octubre: El Humanoide, revista de humor político dirigida por el legendario Hernán Millas. La revista nace de la inquietud del político Sebastián Piñeira, quien deseaba resucitar Topaze; pero la negociación por la marca no fructificó, y según la idea de Hervi, la revista adoptó el nombre de El Humanoide. Esta revista, que cobijó preferentemente caricatura política, contó entre sus dibujantes a: Azarías, Emiliano Muñoz Zúñiga, Danny, Grondona White, Guillo (Guillermo Bastías Moreno), Hervi, Mc Laud, Nakor, Palomo, Peli, Quino, Tabaré y Themo Lobos. Los comics eran siempre chistes sobre los políticos relevantes del momento en un par de viñetas. Escritores del acontecer político en la publicación fueron Andrés Heusser, María Eugenia Oyarzún, Carla Ruiz Tagle e Igor Entrala entre otros. Como la mayoría de las revistas de este tipo de humor, tuvo breve existencia y sólo llegó al número 17 (9/90). La revista en colores de 32 páginas y de aparición irregular fue editada por la Sociedad Editorial los Andes S.A.
Octubre: Acertijos, suplemento dominical de ocho páginas del diario La Tercera comienza a incluir juegos que reproducen viñetas de comics extranjeros, los cuales eran reseñados al pie dando la idea de que el encargado de hacerlos era un coleccionista o aficionado al noveno arte. Además de las entretenciones ingeniosas se publica una sección llamada «El graffiti» donde se habla de comics y personajes de ese mundo. Historietas publicadas en el semanario fueron «Maldades de dos pilluelos» de Joe Musial del año 1969 y «Olafo el vikingo» de Dick Browne, ambas en colores. El suplemento organizó concursos en la temporada de verano y dejó de aparecer a mediados de 1990 reduciendo el número de páginas y el tamaño de reproducción de las páginas de comics.
Octubre: 100% fue una revista para adultos de corte erótico dirigida por Eduardo de La Barra. Publicó regularmente minirrevistas con comics pícaros. Se sigue publicando irregularmente.
Octubre: Ricuritas, revista de humor editada por Tom, quien dibuja a «Paty la nudista», personaje que comparte las páginas con chistes ilustrados importados y los nacionales de Loren. Ricuritas se editó con 32 páginas impresas en tonos sepia por imprenta La Nación y no llegó a la media docena de números.
Noviembre: «Condorito» sale en video con 66 de sus chistes animados exhibidos en Canal 13 a comienzos de la década del ochenta.
Noviembre: Don Pato, Bueno para Todos fue una revista de Ediciones La Gente que en gran formato alcanza nueve números en diciembre de 1989.
4 de noviembre: Desafío al ingenio es un suplemento dominical y luego sabatino del diario Las Últimas Noticias, que además de juegos de ingenio para el fin de semana trae comics y debuta con la plancha dominical de la década del cuarenta de «Batman», aprovechando el lanzamiento de la superproducción «Batman» de Tim Burton, y además trae a «Calvin y Hobbes», los que ya venían publicándose en el suplemento sabatino del citado diario. Le secundan «Don Brutus» («Born to Loser»), «Bronco» y «Animalitos locos» en lo extranjero. En lo nacional traía los comics enigma de «Nick’omedes» de Luis Cerna, «Condorito» y «Coné». En el año 1990 aparecería la plancha dominical de «Dick Tracy», anticipando el estreno de la superproducción «Dick Tracy» con Warren Beatty y Madonna entre otras estrellas del cine. En este formato alcanzaría 211 números (30/10/93) siempre con ocho páginas en colores incluyendo las tapas.

Figura 7: En medio de las irreverentes publicaciones aparecen muchas otras dedicadas a los mas pequeños de la casa. Pero no sobreviven la batahola generada por este renacer de la historieta chilena. Aunque homenajeaban la desaparecida revista Mampato y por defecto El Peneca, Cachipún no tuvo llegada.
Diciembre: Cachipún es una revista de Ediciones Molino e impresa por Alborada de aparición quincenal en formato apaisado en colores en sus 32 páginas, incluyendo las tapas. El director de esta iniciativa fue Máximo Carvajal. En la editorial se hace notar el sempiterno fantasma de revista Mampato, al querer llenar el vacío de las revistas para niños y jóvenes, pero hay un desfase entre los que se ofrece y lo que se quiere. Material que se publicó en esta revista fue «El principito», adaptación de Udok con dibujos de Gonzalo Martínez, «Dina y Nino en la tierra de Mu» de Máximo Carvajal, una nota homenaje a Coré, nota sobre la prehistoria, «Ralf!» por Mc Laud, «Chepe» y «Juanita la chinita» de Pepe Atenas, se enseñan manualidades, se habla de los mayas, cuento en páginas centrales con ilustraciones en colores de Mario Igor, la carrera espacial ilustrada por Martín Cáceres, «Dibuja con nosotros», lecciones por Máximo Carvajal, «Leonardo da Vinci», fichas de navíos de guerra chilenos en la contratapa ilustrados por H. Escobar. La revista no logra el apoyo de los lectores y alcanza sólo cuatro números dejando de editarse tempranamente en febrero de 1990.
Diciembre: Pichikata, fanzín de comics irreverentes creados por Asterisko que en su primera editorial se proclamaba como «el orgasmo oficial de la expresión gráfica». Colaboraron en este humilde fanzín de 20 páginas en blanco y negro, tapas incluidas, Criyo imitando el estilo de Yo-Yo, Banano con «La paja mata», Astersiko con «Mujer, siga la flecha» y «Luz, cámara, acción» junto con la portada, Wacatatantatán con «Otro ladrillo en la muralla» y Kristo con «Huevá extaña». Incluye esta edición una nota a los Políticos Muertos, banda musical chilena.

1990
El Patito de Roberto Tapia (Tom) vuelve a ver la luz con revista propia editada por Dipunor, dirigida por Guillermo Rojas G. bajo licencia Tom, reditando el material original en el mismo estilo de Condorito. Las tapas de esta revista presentaban tres chistes y en la contratapa sólo uno, reproduciendo originales acuarelados y contrastando con el uso de dos tintas en el interior. Batalla Comics es un pequeño fanzín sobre el Heavy Metal y comics realizado en Antofagasta. La revista de 24 páginas en colores El Cobre Chileno de Themo y Ricasso (Ricardo Alvárez) con textos de Francisco Galdames basado en la investigación y documentación de Roberto López y Vicente Pérez se publica como material didáctico. La revista en colores sobre la minería en Chile es editada por Reti Ltda. Se debe indicar que Themo ha ganado el Gran Premio del VIII Salón Internacional del Cómic de Barcelona. Anarko número 1. Tras publicar las revistas Thrash Comics 1 al 3, Jucca edita en un formato pequeño las aventuras del personaje principal que se hizo popular en las páginas de la revista Bandido. La obra estaba pensada en cuatro números mensuales con tiraje de 200 ejemplares numerados por edición, lo cual se concretó. Le sigue del mismo autor Barsaman, primera edición en formato fanzín de la parodia de Jucca al personaje «Batman», y que se presenta como Cómic de Valparaíso número 5, con introducción de Blas del grupo Betrayed. La revista de ocho páginas es impresa por Tacarigua. Pepe Antártico número 64 sale a la venta continuando su irregular vida editorial. Se editan los fanzines Manoplilla 1 y 2, realizados por los hermanos Peña, y Jueves 15. Otros fanzines aparecidos este año son Hidra, Bazooka Joe y Megalópolis, que logra dos números. Kagaziki número 2 de Cristian Díaz en solitario ve la luz este año. El mérito de este fanzín de comics e información es lograr que sus notas-análisis al desarrollo del cómic sean reproducidas en la revista Bandido.
Enero: Pichikata número 2 sale a la venta con el mismo equipo creativo conformado por Asterisko y compañía. El fanzín de 24 páginas en blanco y negro mejora la presentación que ahora aparece amparado por Ediciones el Mutante.
Enero: Beso Negro de Al Chancho Editores en su edición de verano sale con la famosa portada «A chupar la guagua», dibujada por Felva y que regalaba un condón gualala reciclable, reusable y multifuncional (que era en realidad una simple bolsa de helados). La revista en formato grande de 40 páginas a dos tintas dejando el blanco y negro para el interior incluyó comics irreverentes como los de «Condorito». La primera parodia titulada «Humanoide» nos muestra al personaje Condoro teniendo sexo con Chuchita mientras hacen ver esa carencia en la serie oficial. Acto seguido el pajarraco se ve metido en una protesta y pilla a su sobrinito Goné aspirando neoprén. Al quitarle la bolsa un carabinero le confunde con un distribuidor de droga para menores y le arresta tratándolo de humanoide. La segunda historia titulada «El terrorista» muestra a Huevo y Pepe Cortilona como agentes de inteligencia que llegan a la casa de Condoro a arrestarlo por su postura contestataria. Cortilona le vuela la cabeza a Condoro y luego es eliminado de igual forma junto a Huevo por Goné, quien encapuchado y armado recita las típicas frases de los revolucionarios y se muestra como el terrorista que andaban buscando. Otro cómic memorable es «Mamut» dibujado por Felva, en una historia-metáfora sobre las protestas donde vemos simiescos hombres llevando a los motorizados de la policía a una trampa igual a las de los cazadores de mamuts, en que los carros son desmantelados. Le sigue el cómic «Me permite una consulta» por Yeti sobre los candidatos donde se postula a Batman ya octogenario, un cómic sin título de Cristian Ahumada sobre cómo hacer un cómic (comif en la historia), Jarry el Urba por Gatica en «El exorcista» que trata sobre una poseída de quien se saca al demonio y se le envía a un nuevo supermercado siendo una clara crítica al consumismo, «Silikon: los sudacas del espacio» por Lorca, «Amores a primera, segunda y tercera vista» por Cristian Murillo, «Kisco en: y llegaron bailando chachachá», cómic sobre aliens que carretean acá y forman un grupo rock. Además de las ácidas historietas se publican relatos como «Al primer respiro» de corte erótico al igual que «El polvo de la calle» y «Gomas por San Camilo», notas como la dedicada a la muerte de Robin por Andrés Tapia Urzúa desde Estados Unidos con fecha julio de 1989, otra titulada «Un lagarto japonés» sobre Godzila, Ultraman y esas viejas seriales, nota al break y el hip-hop, o la música y una titulada «Rambo XXIII» sobre la intervención norteamericana en Panamá. Como broche de oro viene la chica del mes que es un calendario de tres meses con la foto de una perra. Toño firma la potente ilustración de la contratapa del último número de la mítica revista.
Enero: Piolín y Silvestre, Bugs Bunny, Porky y Pato Lucas aparecen en revistas quincenales con material dibujado por chilenos en ediciones de 32 páginas en colores. Las revistas se publicarían hasta 1994.
22 de enero: Matucana (nueva época), comienza su último período a cargo nuevamente de Editorial Arrebatos. El director siguió siendo Alfonso Godoy quien no varió el concepto editorial de la revista en formato magazín con portada en colores y material en blanco y negro. El contenido lo constituían comics de factura nacional y uno que otro español como los celebrados «Historias de la taberna galáctica» de José María Bea y otros de Sánchez Zamora, Garcés, Horacio Casinelli, Miguelanxo Prado, Pascual Ferry, Miguel Ratera, Toninho. En lo nacional se destacaron Ricardo Fuentealba («El conde de Matucana»), Felva, El Gato, Udok, Lautaro Parra, Martínez, Nelson Daniel, Martín Cáceres, Karto, Bororo, Yo-Yo («Charly Atom» con guión de F. De Luca y Carola), Alejandro Albornoz, Eoin, Gonzalo Martínez, Tuxon, Hugo Robles, Ricardo Costa, Pato González y Joel Espinoza, entre otros. Las portadas estuvieron a cargo de Yo-Yo (no. 1 y no. 5), Felva (no. 2), Curro Astorza (no. 3), Albornoz (no. 4) y Pancho Alvárez (no. 6). Junto con el noveno arte se podía disfrutar de fotografía, poesía, notas varias. La propuesta original que ahora tenía distribución nacional dejaba atrás los tirajes de 500 ejemplares multiplicándolos por 10. La propuesta siempre alternativa de la revista no contó con el apoyo mayoritario ya que algunos trabajos, especialmente literarios, eran un poco elitistas y crípticos, tratando de elevar el nivel intelectual de la publicación, el malestar se hizo notar en la sección «Correo» donde los lectores querían más comics y menos poesía o ensayos agresivos. Así entre aciertos y errores, amada y odiada Matucana apenas alcanzó seis números y desapareció para siempre la revista pionera.
Febrero: Don Tato: humor pa’to-da la gente, con el número 10 es la continuación de Don Pato, pero sólo llega a publicarse hasta el número 13 (3/90). La revista de formato tradicional estuvo a cargo de Ediciones Molino y la impresión de Alborada.
24 de marzo: I Muestra Internacional de Comics en Chile, evento organizado por revista Trauko y la tienda El Kiosco que se realizó en Vicuña Mackenna, junto a la embajada argentina, en un globo con capacidad para 2 000 personas el cual se repletó. Además de la proyección de imágenes con dibujos de consagrados internacionales y presentaciones de grupos musicales, se remataron originales de los colaboradores de la revista, instancia que generó pifias hacia el actor Alex Sissis quien hacía de martillero disfrazado como un llanero solitario, momento de tensión que Antonio Arroyo superó encarando al maleducado público.
11 de abril: «Checho López» de Trauko Fantasías recopila lo publicado en revista Trauko. El personaje de Martín Ramírez retrató el desencanto del chileno de clase media baja en un momento de cambios en el país. El lanzamiento de este álbum se hizo en la legendaria Piojera del Mercado Central en Santiago.
16 de abril: «Trauko y el Libro Café se toman Bellavista», fue un evento-celebración de los dos años de la revista Trauko, que consistió principalmente en una muestra de comics. Se extendió hasta el 22 del mismo mes.
27 de abril: «El testamento del doctor Mabuse», álbum de lujo con la adaptación en cómic de la película homónima de Fritz Lang de 1933 por los cien años del natalicio del cineasta austriaco. El libro de comics es lanzado en la sala Isidora Zegers, siendo editado por la Facultad de Arte de la Universidad de Chile. La adaptación contó con el guión de Marco Esperidión y los dibujos de Juan Vásquez en una edición de 50 páginas con ilustraciones en tonos lilas y grises en un tiraje de 2 000 ejemplares en su primera y única edición. El resultado no fue del todo bien recibido por la calidad de impresión y la estética del dibujante. Pensando que la iniciativa tendría éxito se planeaba la edición de «1984» de Orwell con la adaptación cómic de la novela, iniciativa que no vio la luz.
23 de mayo: Trauko celebra su segundo aniversario en La Casa Consitución y hace entrega de los premios Trauko de oro a sus colaboradores. Como ritual se liberó un globo aerostático en la fiesta nocturna.
Mayo: Caín: una Nueva Visión del Humor. Fue una revista mensual de Ediciones Palacios en formato pequeño que contaba con chistes varios de factura nacional y extranjera, salida de los talleres de Imprenta Monsalve.
Junio: Kichos, revista quincenal de Editorial Arrebatos dirigida al público infantil y juvenil que contó con simpáticas portadas de Leal. La revista de aparición quincenal los días jueves y de 36 páginas en colores (tonos planos) en regular impresión en los talleres de Lytho Art fue dirigida por Alfonso Godoy, al que secundaron Mauricio Salfate como director de arte y varios dibujantes nacionales como Karto y Bennett («Los éxitos monstruosos») Vicho («Organic»), Eoin, Yo-Yo («Kicho Rappo»), Ricasso («Mono Loco», «Querubín», un monstruo de Frankenstein duro de entender, «El chico Mardoqueo»), K.T.Y. («Capenusita») y Tuxon («Historias redondas») por citar algunos. Además de comics se publican reseñas de libros, cuentos, sección «Correo», poesía, chistes varios, juegos, dibujos de los lectores como Leo Ríos de once años que demuestra un muy buen nivel gráfico, como se ve en el número 3 de la revista. La importancia de la publicación radica en el enfoque estético que generó polémica, pues se fundaba en la estética feísta, ya que todos los personajes eran seres raros, monstruosos, y al tiempo en que salía a quioscos Kichos estaba el álbum de figuritas o láminas «Basuritas», y luego vendría el de monstruos famosos lo que se vio como algo nocivo para los niños que generarían empatía con lo terrible, anulando la sensibilidad. Se generó un debate público que terminó con la cancelación de la revista al verse afectadas las ventas. Kichos no llegaría a la decena de números.
19 de junio: «Clamton, historias, planetas, cerebros y átomos» de Claudio Galleguillos fue un álbum de lujo editado por Trauko Fantasía bajo la dirección de Antonio Arroyo con una introducción de Aloas Kino. El monográfico tuvo una presentación de lujo con tapa dura y termolaminada con 58 páginas en excelente impresión en blanco y negro, con diez historias ambientadas en los surrealistas mundos de Qumz, el Pharista y otros peculiares seres. El lanzamineto de la obra se realizó en las dependencias de CESOC.
Septiembre: Raff, revista de comics para adultos con las aventuras de «Raff de Albardán». En un formato grande con historietas en blanco y negro como «La historia de Jhonnie» de Mac Loud o «La cita» de Rafa Negrete la revista de 56 páginas no prosperó. Su director y representante legal fue Martín Oyarce G. Dibujaron Macella y su mujer KTY en los dos únicos números que tuvo.
Septiembre: Cloaca reaparece en un nuevo número 1. El fanzín santiaguino de los hermanos Peña y Roberto Hernández cuenta con la ayuda de Kobal (quien se encarga de la portada) Graff (encargado de la contratapa) Vega, Kampf, Nomasdago, Foster con Punk y Asterisko. Los hermanos también dibujan: R. P. realiza «Flight» y «On the Run». La edición de 16 páginas incluyendo tapas con dibujos en blanco y negro es en formato carta basado en fotocopias. Además de comics se incluyen notas como la que reseña al grupo The Doors, con un póster de la mítica banda.
Septiembre: El Cuete en su segundo número. La irreverente revista cuenta con portada de Poo y tiro en colores con «Macho» de Zamurai. Dirige esta edición Pato Zamorano, quien también es editor. Colaboraron Tuxon, Lautaro, Juan Vásquez con su excelente alegoría a las protestas políticas «Si vas para Chile», «Felva», «Zhilombiano», «Leal», «Zeodos», «El alvear», «Zamurai», «Gutierritoz», «Don Nadie y Pezeta con su «Agente Bolsa». La revista de 56 páginas en blanco y negro con algunas a dos tintas se considera una edición de lujo comparándola con las otras revistas de ese tiempo. Con El Cuete número 2 hubo problemas de distribución al ser el editor estafado por los encargados de tal labor. En la revista apareció una sección «Correo» muy agresiva. Salieron notas sobre rock, se anunciaron los cómics nacionales que estaban a la venta y se postuló un concurso de groserías e insultos. El número 3 nunca vio la luz.
Septiembre: Yo la Maté, fanzín santiaguino de cómic experimental hace su debut.
30 de septiembre: Alfonso Godoy, editor de revista Kichos es publicado en revista Buen Domingo del diario La Tercera. Su carta replica la nota aparecida en la edición del 2 de septiembre donde se critica la línea editorial de su revista infantil-juvenil por su estética feísta, además del aparecido libro de láminas coleccionables «Basuritas» y «Mostruos». Incluso en la nota se recalcaba el hecho de que justo estaban apareciendo cadáveres de los detenidos desaparecidos y se trataba de insensibilizar a la opinión pública con este tipo de publicaciones.
Octubre: Cloaca número 2 sale a distribución. El fanzín cuenta con el mismo grupo de comiqueros irreverentes de las ediciones previas.
Noviembre: Sacapica: Los Políticos También se Ríen o Y Sacar Roncha sin Sangre fue una revista editada por Fernando Pradeñas Zúñiga a través de Empresa Sociedad de Comunicaciones y Compañía Ltda. SOCOM. La revista traía información, cultura, datos varios y humor en sus 24 páginas. En un formato tradicional alcanza un número único cuando prometía ser mensual. Y no verá el número 2 hasta varios años después.
Noviembre: «Agenda Trauko 1991», singular material con los diseños de Yo-Yo para organizar el venidero año, es lanzada en la Feria del Libro de Santiago.
21 de noviembre: «Blondie», álbum recopilatorio del personaje creado pro Marco Esperidión y desarrollado por Lautaro Parra, con lo publicado en revista Trauko y algunos inéditos en 52 páginas en blanco y negro y en formato grande con tapas duplex. En la obra se ve la evolución gráfica del joven dibujante sureño nacido en Chillán en 1964 y que llega a Santiago en 1980. El monográfico editado por Trauko Fantasía dirigido por Antonio Royo cuenta con una introducción de Fabio Salas. Las historias contenidas en este álbum son «Aventuras en Megalópolis», aunque la historia no lleva título, «Estrictamente heavy», «Brasil masacre», «Nicho», «Paraíso salvaje», «Requiem para un saxofonista» y «Nitzer Ebb». Blondie es una ruda policía del futuro dominado por la violencia y el nihilismo. En su labor le acompaña el policía Durero, quien muere en una de sus historias. La única compañía regular de la mujer es un gato. En la reseña que se da del autor en la contratapa se indica que Parra tuvo como profesor al dibujante de «El capitán Júpiter» y «Doctor Mortis», Ernesto López. La obra se lanzó en el Drugstore de Providencia.
21 de noviembre: «Visión alternativa» fue una muestra de comics organizada por el Centro de Alumnos de la Escuela de Ingeniería del Instituto Blas Cañas. La muestra, que además contó con exhibición de videos, se prolonga hasta el día 23 del mismo mes.

REVISTA LATINOAMERICANA DE ESTUDIOS SOBRE LA HISTORIETA, vol 4, no. 14 (junio de 2004), pp. 106-128

COMIC


9 ARTE





TINTAS





DIBUJOS





VIÑETAS





CEJAS